Cegando a los cíclopes: destrozando el panóptico

:

Cazando cámaras en la metrópolis

Categories:
Localizations:

“El Hermano Mayor te esta vigilando.” Alguna vez una amenaza de un futuro distópico, hoy es una realidad universal en la que todos participamos con nuestros teléfonos “smart” y cuentas de Instagram. Sin embargo, durante años, una corriente subterránea rebelde ha rechazado la vigilancia, aprovechando la prevalencia de las cámaras de vigilancia cómo otra vulnerabilidad más en el sistema de control. En la siguiente narración, un investigador anónimo cobra una guerra personal contra la infraestructura de vigilancia, ensayando algunas de las mismas tácticas que los movimientos sociales han empleado recientemente desde Grecia y Eslovenia hasta Chile y Hong Kong.

Este texto, seguramente ficticio, fue enviado anónimamente a nuestra revista, Rolling Thunder, hace varios años. Algunos de los detalles técnicos pueden estar desactualizados.


Sospecho

Desde que las cámaras se volvieron lo suficientemente móviles como para tomar fotos de personas sin su consentimiento, golpear a los fotógrafos se ha convertido en el gran pasatiempo estadounidense. Desde celebridades perseguidas por paparazzi hasta civiles que resienten a los equipos de noticias que invaden su privacidad y manifestantes que no quieren ser perfilados, a todo el mundo le encanta golpear a una person restregándole la cámara en su cara.

Pero, ¿qué pasa cuando la persona que empuja la cámara en tu cara no está allí, solo tú y la cámara? Cada vez que doy la vuelta a una esquina y veo una cámara apuntando hacia mí, en mi mente no puedo evitar escuchar la frase “¡Te tengo!” Incluso en nuestros momentos más inocentes, es difícil no sentirse sospechoso. De hecho, para el profesional de seguridad que ve el mundo a través de una cámara de vigilancia, todos son sospechosos.

Estos pensamientos pasaron por mi mente el día en que me topé con un video de Youtube titulado “Camover 2013”. Vi alemanes corriendo por toda su ciudad, derribando cámaras de seguridad, rompiendo cámaras de seguridad, pintando cámaras de seguridad. Dijeron que era un juego nuevo y desafiaron a otros a unirse. “Me alegra que alguien esta haciendo eso”, pensé, y me fui a la cama.

Cámara 1

Unas semanas después, salí con un amigo a buscar lugares para colocar pancartas y, en general, para explorar las altitudes menos transitadas de Springfield. Cuando llegamos al borde de un techo con vistas a la avenida principal del centro, vimos que no estábamos solos. También mirando por encima del borde del edificio había una cámara de seguridad, con cables que conducían a un agujero en la pared hacia Dios sabe dónde. Mi amigo comentó sobre la cámara, pero me encogí de hombros y cambié de tema, decidiendo que si yo iba a volver por ella, probablemente no debería dejarlo tan obvio.

Todos los domingos, mis amigos se reúnen para ver Itchy y Scratchy. Realmente no podría importarme menos el espectáculo, así que cuando llegó el domingo, dije que tenía que limpiar mi habitación, me escabullí y volví a mi casa. Allí me puse un abrigo viejo que alguien había dejado allí hace años, guantes de algodón negro, una gorra de béisbol y unos jeans azul oscuro. Agarré una bolsa de lona y metí unos cortadores de alambre que había sacado del armario de suministros en el trabajo a principios de esa semana. Monté mi bicicleta a un lugar a un par de cuadras del objetivo, estacioné allí, y me acerqué a pie, con la capucha puesta y el sombrero puesto para evitar otras cámaras de seguridad.

Subí la escalera de incendios al acondicionador de aire y finalmente al techo. Me arrimé detrás de la cámara, la agarré con ambas manos, la retiré de su soporte y corté el cable con mis cortadores de alambre. Como nunca antes había hecho esto, no estaba seguro de si una alarma silenciosa estaba sonando o si alguien mirando una pantalla en algún lugar justo había experimentado una interrupción, así que metí la cámara y las tijeras en mi mochila y me retiré a mi bicicleta.

Cuando llegué a casa, estaba lleno de adrenalina. Ya sabía que volvería a hacer esto el próximo fin de semana y sabía exactamente cuál cámara sería.

Cámaras 2 y 3

Mi trabajo está justo al lado de un eco-café yuppie que ha estado tomando ventaja de la moda de comida local de los últimos años. A los propietarios les está yendo bastante bien; Lo único que los detiene de su Eco-topia es que están ubicados al lado del Krusty Burger donde muchos jóvenes Negros pasan el rato, por lo que han cubierto el exterior con cámaras de seguridad. Una de esas cámaras apunta directamente al lugar donde tomo descansos. Todos los días, me mira mientras fumo e intento no mirarlo.

La única falla en mi plan fue que esta cámara estaba con otras que esencialmente se veían mutuamente. Tenía que llegar al techo, pero la única forma en que podía ver para subir allí era directamente debajo de la cámara que quería. Pasé toda la semana jugando escenarios en mi cabeza; para cuando salió el programa de Itchy y Scratchy, casi sentí que había hecho esto muchas veces antes. Me disculpé, subí a mi bicicleta, estacioné a una cuadra de distancia y seguí a pie.

Antes de llegar al sitio, me escondí detrás de una cerca y me puse un pañuelo sobre la cara. Incluso con el sombrero y la capucha, me sentí un poco incómodo la última vez: el giro y la rotura del soporte de la cámara habían sucedido tan rápido que, pensando en realidad, no podía estar seguro de no haberlo apuntado accidentalmente a mi mismo antes de cortar los cables. ¿Qué pasa si lo último que vio una persona que revisó la cinta fue mi cara estúpida? Probablemente no había sucedido, pero el punto era que cualquier error que cometiera quedaría grabado.

Enmascarado, me acerqué rápidamente, moví una pila de sillas detrás de la cafetería hacia la pared y trepé por la cámara. Una vez en el techo, hice un desvío rápido hacia otra cámara que apuntaba al mismo callejón, corté el cable y lo torcí hasta que se rompió el soporte, luego repetí este proceso en la primera cámara. Luego volví a bajar y, por alguna razón, volví a colocar las sillas donde las había encontrado.

Me fui en bicicleta, guardé las cámaras fuera del sitio y me cambié de ropa. Luego fui al bar de enfrente y esperé a ver si venía la policía. Quería saber si las cámaras estaban conectadas a alarmas. Ninguno vino.

Conspiración de uno

Me enganché. Pasé cada semana planeando, ensayando mentalmente, para la hora de Itchy y Scratchy. Dos cambios mentales notables ocurrieron en este punto.

Primero, mis interacciones con las cámaras de seguridad cambiaron. Antes, si doblaba una esquina para ver el círculo rojo de LED que se encuentra en la parte frontal de la mayoría de las cámaras modernas, podría haber reflexionado sobre cómo se parecía notablemente a Hal de “2001: Una odisea del espacio” y luego seguir refunfuñando sobre el aumento de invasiones de mi privacidad bajo el capitalismo industrial, sintiéndome generalmente violado. Ahora, cuando vi esa cámara, inmediatamente comencé a evaluar la mejor manera de eliminarla.

El segundo cambio fue que esto cambió la forma en que pasaba mi tiempo libre mental. Puso otras partes de la semana en perspectiva. Cada vez que estaba en una tarea sin sentido en el trabajo, mis pensamientos se movían al objetivo de esa semana. Esto hizo que las tareas que luego requerían toda mi atención fueran una molestia. Pero, por otro lado, las cosas que anteriormente me habrían encontrado irritantes, como los malos conductores, los clientes estúpidos, o romper o perder posesiones, no podían establecerse en mis pensamientos. Tenía una misión.

Alivio de desastres: cámaras 4, 5 y 6

El invierno comenzó, empujándome adentro. Como en muchas partes del país, tuvimos un invierno “extremo”. Miré por la ventana, escuchando la radio implorando a las personas que se fueran a casa y no condujeran a ningún lado. Esperaba que regresara el clima más cálido para poder salir y jugar nuevamente. Ví videos del levantamiento ucraniano. Gente afuera, luchando contra la policía, usando catapultas caseras para arrojar cócteles molotov sobre las barricadas. Barricadas hechas de … nieve. El video los mostró empacando bolsas de arpillera llenas de nieve y me di cuenta de lo obvio. Estas personas luchaban todo el día y toda la noche en medio del invierno ruso. ¡Qué cómodo me sentí de repente, demasiado cómodo! Necesitaba esforzarme. Se me ocurrió: mientras la población miraba a Netflix con la calefacción a toda, y la policía atendía accidentes de autos y otras llamadas al 911 relacionadas con el clima, cualquiera que desafiara a los elementos tendría el control total de la ciudad.

Esa noche, me puse todos mis juegos de ropa interior térmica, mi bufanda, guantes grandes y un gran abrigo sobre mi chaqueta de invierno y salí a probar mi hipótesis. Las dos cámaras que quería no estaban en una calle principal, sino en un área de estacionamiento muy transitada detrás de algunos bares, normalmente poblada y bastante expuesta. Estaban en una repisa de la ventana, fuera del alcance, pero no tan terriblemente. Estacioné mi bicicleta detrás de un restaurante, me puse la mascara, y llevé una canasta para leche que pensé que me permitiría alcanzar los objetivos. Efectivamente, el lugar estaba muerto. Me subí a la canasta para leche y me quedé corto. Mierda.

Mi planificación meticulosa cada semana me permitió evitar el estrés de la improvisación en puestos comprometidos. Había una tercera cámara mucho más alta para un negocio diferente, para lo cual tenía otros planes en una fecha posterior. Si alguien hubiera visto la cinta de esa cámara esa noche, esto es lo que habría visto: un masmelo negro con un pañuelo sobre su cara se acerca al par de cámaras, coloca una canasta para leche en el suelo debajo de ellas, saca un par de cortadores de alambre y estira hacia las cámaras, no las alcanza, salta y mira frenéticamente a su alrededor. Dicho masmelo negro luego corre hacia todos los restaurantes y bares en el callejón y finalmente arrastra una estiba de madera detrás de uno de ellos, la apoya contra la pared y se sube a las cámaras, corta los cables e intenta girar la primera cámara de su soporte. La cámara permanece firmemente fijada al lado de la ventana; el masmelo coloca ambos pies en la pared debajo de la cámara y se tuerce hacia atrás y adelante con el torso superior completo hasta que la cámara finalmente se suelta, enviando el masmelo volando hacia atrás, casi cayéndose en su culo. El masmelo se levanta, mira frenéticamente a su alrededor y procede a intentar la misma maniobra con la otra cámara.

Es difícil medir el tiempo en momentos como este, pero estoy bastante seguro de que en este punto me había llevado unos minutos, en contraste con mis acciones anteriores, que ciertamente habían sido solo cuestión de segundos. Como tenía los dos pies presionados contra la pared y tiraba con ambas manos, mis ojos encontraron un pequeño tornillo en la articulación donde la cámara se encuentra con el soporte. Obvio. Volviendo a la vista desde la tercera cámara: Masmelo deja de retorcerse de un lado a otro, coloca los pies en la plataforma de madera, quita el tornillo de la cámara con calma, baja, regresa la plataforma de madera y se aleja.

Unos días más tarde, una tormenta de hielo llego, paralizando la ciudad, y volví a salir, esta vez a un techo muy visible durante lo que debería haber sido la hora pico; en cambio, era un pueblo vacío cubierto de una capa de hielo como hasta donde alcanzaba la vista. Y allí estaba, agarrando una antena parabólica para mantener el equilibrio, pateando una cámara desde arriba. No podía esperar hasta la temporada de inundaciones.

Ubicación, ubicación, ubicación

Más allá que simplemente obtener las fáciles primero, decidir cuales cámaras quitar parecía que mereciera un plan. Decidí que debería evitar aparecer en cualquier cámara durante mis pequeñas excursiones, debido a la naturaleza del crimen. Fue fácil determinar el tiempo exacto en que se cometió al ver el video, y otros propietarios de cámaras podrían simpatizar y cooperar para ayudar a rastrear a quién había estado en el área en ese momento. Además, si en algún momento este patrón de comportamiento se designara como político, porque apareció un comunicado, o como resultado de un astuto trabajo policial, el dinero federal estaría disponible para una investigación. Esto limitó enormemente mi rango de movimiento y mi lista de objetivos potenciales.

Inmediatamente recordé una de las reglas de la guerra de guerrillas: Cada acción debería darte la capacidad de hacer algo que no podías hacer antes. Con esto en mente, decidí que crearía “corredores de privacidad” en mi ciudad: caminos que uno podría tomar sin aparecer ante la cámara.

Futuro primitivo

Caminé por un mundo diferente. Mi secreto solitario me hizo sentir como un superhéroe o un villano.

Cuando veo cámaras mirándome hoy, todavía siento esa ansiedad inicial. Los estudios han demostrado que los humanos se comportan de una manera muy diferente cuando saben que están siendo observados; intentan más ajustarse a las normas sociales, no sobresalir. Se vuelven ansiosos e irritables, pero finalmente se adaptan emocionalmente, aceptando la vigilancia y la ansiedad como normales. Yo también siempre me he comportado de esta manera: mirando hacia adelante, siga caminando, inconscientemente evaluando cómo se pueden interpretar mis movimientos. Pero ahora es diferente: después del momento inicial de ansiedad, recuerdo que estoy encubierto, conspirando, vigilando de vuelta.

En una sociedad cada vez más compleja, el espacio para la desviación individual se vuelve cada vez más pequeño a medida que se nos exige más conformidad. No me refiero a formas superficiales de expresión como el estilo de vestir, el gusto musical, el uso de drogas recreativas, o incluso la religión y la preferencia sexual: se toleran, siempre que se practiquen de manera que no interrumpan la producción, el consumo o el control social. Quiero decir, más bien, que nuestra libertad de movimiento, nuestra libertad de expresarnos actuando sobre el mundo, nuestra propia autonomía, están muy restringidas. Nuestras mentes se adaptan a estos nuevos juegos limitados de opciones: empleo, caridad, hambre; o comprar, alquilar, quedarse sin hogar; o ser observado, esconderse, cumplir y ser ignorado.

Pero a veces nuestras mentes y cuerpos recuerdan que una vez hubo otro juego de opciones: defensa propia, ataque, destrucción. Y fue en estas opciones que encontré dignidad. Cuando actúo para las cámaras ahora, mi sonrisa es genuina, no forzada. Sé que volveré para destruirlos.

Doblemente decidido: cámaras 7 y 8

Me encantaba trabajar solo. Se sentía seguro, pero también se sentía fuerte, descubriendo cómo hacer las cosas y ejecutar planes que requerían serios juicios con consecuencias reales sin que nadie más los ejecutara, solo confiando en mí mismo.

Por lo tanto, sería difícil decirte por qué decidí traer a una segunda persona. Quizás pensé que necesitaba alguien para estar atento durante algunas de las acciones más audaces que esperaba lograr; tal vez solo necesitaba salir de mi propia cabeza con todo y tener un poco de perspectiva. De cualquier manera, decidí acercarme a Bart. Confié en él, y él había hecho algunos comentarios sobre querer actuar de manera similar. Inicialmente había fingido desinterés, de la forma que siempre hice cuando se nombraba el tema de las cámaras.

Estaba emocionado por mi invitación. Para practicar, lo llevé a un centro comercial abandonado que todavía tenía sus cámaras intactas y cuestionablemente operativas. Quería que aprendiera los movimientos fuera de una situación estresante para poder concentrarse en nuestro entorno durante las misiones, evitando situaciones incómodas como mis últimas dos salidas.

Nos escondimos en los arbustos y nos pusimos mascaras y luego nos acercamos rápidamente desde atrás de la primera cámara. Bart pisó mis manos y empujé hacia arriba. Puso sus manos en la pared para estabilizarse. “Ahora usa los cortadores de alambre para cortar el cable, y luego simplemente jala la cámara para ver si se rompe”.

“No quiere soltar”.

“Bien, ¿tal vez hay un tornillo de mano en la articulación que se aflojará?”

Silencio. “¡Lo tengo!” Él saltó hacia abajo. Hicimos otro y nos fuimos a casa.

Bart y Lisa golpean las calles: cámara 9

Unas noches más tarde saqué a Bart en una misión simple que había estado planeando, pero tuve que seguir posponiéndolo porque el bar permanecía abierto mas tarde de lo que yo podia. Una vez que finalmente encontré una noche en la qué estaban cerrados, la tarea fue muy fácil. Mantuvimos nuestras capuchas y sombreros bajos mientras nos acercamos al edificio, luego trepamos la reja detrás del edificio y subimos al techo. Rodeamos la cámara por detrás, pusimos mascaras, hicimos una “Anatomía de una cámara” más, cortamos los cables, la metimos en el bolsillo de mi chaqueta, bajamos y salimos del área antes de quitarnos los guantes y las capuchas.

Caminamos por una ruta del vecindario hacia mi casa. “¿Quieres probar uno más? ¿Un experimento?” Yo pregunté.

“Sí, suena bien”. La cámara que quería estaba en la entrada de un estacionamiento, a nivel de la cara, con una vista de donde entraban los autos, pero también del anden. Estaba cubierto por una cúpula de cristal que ocultaba en qué dirección se estaba apuntando.

Saqué un martillo del bolsillo de mi chaqueta. “Permíteme que ejecute este plan por ti: le damos la vuelta, nos enmascaramos en la esquina trasera del lote, nos acercamos por detrás, tu hechas ojo bien porque el tráfico es bastante constante, golpearé la bombilla con el martillo, le romperé, intentaré arrancar la cámara, y si eso no funciona, lo golpearé varias veces mas con el martillo. Volveremos corriendo al otro lado de la calle hacia el vecindario. ¿Alguna objeción o modificación?”

“De acuerdo, dale.”

Comunicar lo que quería hacer y ponerlo a debate se sentía extraño, emocionalmente. Sentí que este era mi proyecto, y con tanto en juego, ¿estaba listo para tomar el aporte de otra persona? Supongo que si él hubiera dicho que no o no hubiéramos podido acordar un plan, podría haber regresado otra noche para hacerlo solo. Seguimos cada paso del plan, pero cuando le di con el martillo, se resbaló de la cúpula. Volví a darle y otra vez se resbaló. Di un paso para obtener un disparo directo y golpeé la cúpula de frente con el martillo. Se rebotó hacia mí como si hubiera golpeado caucho. Hicimos una pausa, nos encogimos de hombros, hicimos lo mejor que pudimos para borrar las marcas que anunciaban nuestro intento fallido, salimos corriendo, y nos desenmascaramos detrás de un edificio.

Laboratorio Camover

Discutimos las posibilidades sobre cómo lidiar con la cúpula. Descartamos el fuego debido a las penas desproporcionadas asociadas con el incendio provocado en los Estados Unidos. También descartamos pintar la cúpula porque eso solo sería temporal; Queremos que las cámaras estén totalmente destruidas. Al contrario de algunos textos que circulan sobre el tema que recomiendan la pintura, cortar cables o incluso pegar bolsas de plástico sobre los lentes, creo en el daño máximo. Si dañamos una cámara de forma temporal, se arregla rápidamente y es posible que tengamos que volver una y otra vez. Este comportamiento es peligroso: le da al enemigo la oportunidad de adaptarse, y así es como te atrapan.

Mientras estábamos afuera una noche, Bart me informó sobre sus investigaciones. “Investigué un poco sobre las cúpulas, y se venden como a prueba de vandalismo. Hay un video promocional donde lo atropellan con un automóvil e intentan incendiarlo. Todos los tornillos requieren herramientas patentadas para quitarlos. Pero hay una herramienta para trabajar con el material del que está hecho el domo. Es largo, delgado y afilado, y está disponible en línea, por lo que podríamos comprarlo de forma anónima con una tarjeta de regalo Visa … pero aún no sabría a dónde enviarlo”.

Decidimos pausar el tema por el momento. Mientras tanto, había estado desarrollando mi propia herramienta especial y estaba emocionado de probarla en el campo. Había estado en la sección de acampar de Conglomo-Mart cuando encontré un pequeño dispositivo llamado “Sierra de Comando”. Eran unos pocos alambres ásperos retorcidos con círculos de tela en cada extremo para los dedos. Me lo escondí en los pantalones, me puse cincuenta pies de cuerda de paracaídas en el bolsillo y salí.

Cuando llegué a casa, corté dos secciones de doce pies de la cuerda de paracaídas y las até a los lazos en cada extremo de la “Sierra de Comando”, agregando un pedacito de acero pesado en un extremo. Me imaginé arrojando el enlace sobre una cámara, ajustándolo para que la sierra de alambre estuviera directamente encima, y ​​luego tirando de las cuerdas de un lado a otro para cortar a través del soporte de plástico duro.

Le expliqué la herramienta a Bart y él se emocionó. “¡Perfecto! Estuve viendo un lugar que me mencionaste la semana pasada, y el tráfico peatonal muere allí poco después de que se cierre el centro comercial. Las cámaras están fuera del alcance, pero esta nueva herramienta sería maravillosa”.

Springfield Bajo Ataque: Cámaras 10, 11, 12 y 13

Nos acercamos mucho al centro comercial después de que se cerró, pero lo suficientemente temprano como para que un espectáculo en el bar de al lado ahogara cualquier ruido sospechoso que pudiéramos hacer. Nos paramos a ambos lados de la primera cámara. Solté un pequeño cordón y tiré el pedazo de acero sobre la cámara. Mi ángulo estaba equivocado; rebotó en la pared, pero Bart lo atrapó antes de que golpeara ruidosamente la rejilla metálica debajo de nosotros. “¡Bien hecho! ¿Puedes estar listo para hacer eso de nuevo?

Lo repetimos un par de veces hasta que finalmente conseguí el pedazo de acero sobre la cámara. Solté un poco más de cable hasta que la sierra estuvo encima del soporte de metal, luego cambié el plan. “Veamos qué sucede si simplemente jalamos”.

“OKAY. 1, 2, 3! Ambos dimos un fuerte tirón y la sierra de alambre se partió por la mitad, volteando la cámara en ángulo ascendente en el proceso.

“Mierda.” Había roto mi nuevo juguete al usarlo incorrectamente y no tenía un plan de respaldo. Lo pensé por un momento. “Veamos si el cable restante es lo suficientemente largo como para tirar y jalar hacia abajo, ya que la cuerda de paracaídas es más fuerte”. Anteriormente había asumido que los soportes no podrían ser lo suficientemente endebles como para tirar hacia abajo con un cable delgado y no estático; es por eso que desarrollé el elaborado dispositivo de sierra.

Estaba equivocado. La cámara salió fácilmente cuando tiramos. Bart agarró la cámara y la arrancó de los cables que aún la sujetaban al edificio.

“¿Quieres hacer otra o terminar la noche?” Yo pregunté.

“¡Hagámoslo!” Ahora que estaba practicado en el uso del cable con un pedazo de acero, lo tiré fácilmente sobre la segunda cámara, que bajó tan fácilmente como la primera. Normalmente, me habría ido a casa en este punto. Salir, dar en el clavo, ir a casa, esa era mi tendencia; Era conservador pero seguro. Pero aquí es donde aprendí el verdadero valor de trabajar con otros: es divertido y se presionan mutuamente. Si bien algunas tareas pueden parecer un trabajo de una sola persona, el valor y la audacia de dos personas pueden aumentar la probabilidad de que ocurran rápidamente. En lugar de ir a casa, fuimos e hicimos dos cámaras más en el techo y me quedé dormido sintiéndome increíble.

Grecia, 2004

Grecia, 2007

Piensa Global, Rompe Local

Mas tarde escuchamos a través de la red que los empleados en el centro comercial habían estado chismoseando y especulando sobre lo que le había sucedido a las cámaras. Se me ocurrió que todos los negocios donde habíamos destruido cámaras probablemente tenían un jefe que estaba enojado, posiblemente incluso se sentía amenazado, pero también tenían empleados que seguramente notaron que las cámaras habían desaparecido y no les importó o pensaron que era chistoso. Sin duda, cuando los jefes llamaron a la policía, respondieron: “Sí, hemos tenido una serie de estos últimamente”, por lo que los rumores se extendieron …

Irracional como era, a veces me sentía mal por las personas cuyas cámaras destruimos. Algunos eran dueños de pequeñas empresas que probablemente imaginaban que quien fuera que rompiera su cámara podría volver más tarde para robarles o lo que sea. Es importante recordar que las personas individuales no necesitan actuar con malicia para ayudar a construir un sistema totalitario; de hecho, así es como casi nunca se construyen estos sistemas. Si cada cámara es parte de un sistema más grande de cámaras que nos monitoréan efectivamente cada vez que salimos de nuestras casas, ¿importa quién puso cada una allí? ¿Alguna de esas personas se resistiría si el estado policial pide las imágenes? ¿Requerirían siquiera una orden, o la entregarían como buenos ciudadanos? Incluso importa, ya que la mayoría de los CCTV (Television de Circuito Cerrado) están conectados a Internet, y sabemos que la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) y, por extensión, cualquier otra agencia gubernamental tiene acceso a casi todo en Internet, entonces son esencialmente cámaras de la NSA? Cada propietario solo está cuidando su pequeña parcela en un sistema de vigilancia del feudalismo.

Anonimidad ama la compañía: Cámaras 14, 15, 16, 17 y 18

Cualquier aprehensión que hubiera tenido sobre traer a una segunda persona desapareció. Bart arranco corriendo, haciendo investigación, reconocimiento y, poniéndome un poco nervioso, soltando cinco cámaras por su cuenta la misma semana que habíamos hecho las otras cuatro.

“Nunca diría que no debes hacer cámaras por tu cuenta, pero considera reducir la velocidad un poco, queremos poder seguir haciendo esto. Definitivamente tenemos que ir un poco duro si queremos tener un impacto, pero dejar períodos irregulares de inactividad entre los trabajos aumentará en gran medida nuestras posibilidades de no ser pillados. No quiero detener a nadie para que rompa todas las cámaras del mundo, pero mantén el ritmo para que podamos estar a largo plazo”.

También hablé con él sobre mi política personal de no deambular en una noche en que iba a atacar las cámaras, para evitar grabaciones de mí en el área. “Sé que parece un poco cauteloso para cada acto individual de vandalismo menor, pero si en algún momento recogen el patrón y lo etiquetan como una especie de activismo, el dinero de la investigación federal vendrá y no lamentaremos haberlo jugado mas seguro”.

Asuntos pendientes: cámaras 19, 20, 21 y 22

Decidido a seguir trabajando en las llamadas “cámaras a prueba de vandalismo”, fui a Lowe’s y tomé un martillo y el cincel más grande que pude encontrar.

Nos agachamos y nos enmascaramos detrás de un negocio cerrado al otro lado de la calle, revisamos nuestras herramientas y nos pusimos los guantes. Lo que había parecido ordinario en invierno parecía criminalmente absurdo en la cálida y húmeda noche de verano. Esperamos un descanso en el escaso tráfico de rezagados que aún se dirigían a casa desde los bares cerrados. Las únicas personas a esa hora eran borrachos, taxis, policías y delincuentes.

Corrimos por la calle hacia el objetivo. Puse la punta del cincel en la cúpula y golpeé la cabeza repetidamente con el martillo. Una y otra vez le di, al menos una docena de veces. La caja eléctrica que estaba fijada dejo escapar un fuerte ruido con cada golpe; aparecieron marcas profundas amontonadas en la superficie de la cúpula, pero el cincel no podía pasar a la cámara.

“¡Coches!” Bart susurró, y perezosamente trotamos una distancia segura en el estacionamiento.

“No va a suceder, es hora del plan B”, dije, sacando una lata de pintura en aerosol negra y plana de la bolsa y trotando hacia la cámara.

“Todo despejado”, dijo Bart, mirando hacia arriba y abajo de la calle. Cubrí el domo con una gruesa capa de pintura y rocié alrededor de él, dejando que la pintura goteara para que cualquier transeúnte pudiera saber desde la distancia que este nodo del panóptico estaba desactivado. Fuimos y pintamos otra cámara domo al otro lado de la ciudad.

“Los vigilaremos para ver cuánto tiempo lleva limpiarlos y saber si el proceso raspa o empaña el domo”. Esto puede convertirse en algo que hacemos para cosas urgentes como marchas o lo que sea, pero no puede ser una solución permanente “.

Nuevamente llenos de adrenalina, no estábamos listos para instalarnos, así que nos acercamos a un restaurante que tenía dos cámaras apuntando hacia las aceras que eran los límites de su llamada propiedad. Estábamos empezando a actuar juntos de manera más natural. Nos acercamos casi sin discusión, miré a ambos lados de la calle, “¡Claro!”, Y ambos saltamos, agarramos una cámara y giramos. Las cámaras salieron en nuestras manos y salimos corriendo por donde habíamos venido, a un vecindario residencial donde nos desenmascaramos, nos despojamos de nuestro atuendo yuppie y nos fuimos a la noche.

Reconocimiento

Cuando Bart señaló las dos cámaras fuera del centro comercial, no podía dejar de pensar en ellas. Cada vez que los pasaba, miraba no solo para descubrir cómo derribarlos, sino también para ver cómo los cuerpos se movían por el espacio. ¿Durante qué horas estuvo activa el área? ¿A qué hora estuvo muerto?

Una noche, tuve algo de tiempo extra y decidí que podía pasar un poco de tiempo sentado fuera del centro comercial. Me senté en un banco alejado la mayor parte del tiempo, pero esperaba tener que acercarme a la cámara en algún momento, para comprobar que el callejón no era visible desde el banco, por lo que llevaba ropa discreta y una chaqueta amarilla brillante. La chaqueta amarilla brillante fue un truco que aprendí al aprender sobre la psicología del reconocimiento: la gente recuerda solo las características más notables de ti, como tu camisa de color brillante o tus zapatos feos, y luego se inventan el resto. Más tarde, extendí este truco caminando de manera diferente a lo normal durante el reconocimiento de las cámaras que iba a quitar.

Me senté afuera del centro comercial y observé. Durante treinta minutos, nadie caminó ni siquiera cerca de las cámaras. Cambié de lugar y revisé el callejón. Nadie. Extraño. Me senté un poco más en el banco y me fui a casa. En caso de que la noche que había hecho el reconocimiento hubiera sido un caso atípico, regresé a la noche siguiente. Era viernes y las cámaras estaban justo al lado de un bar, así que si nadie pasaba por aquí esta vez, podría estar seguro de que no era una casualidad. Llegué aproximadamente una hora antes de que cerraran los bares. De nuevo, no pasó una sola persona. Lo observé durante unos veinte minutos, el tiempo suficiente para asegurarme de que el lugar fuera fácil. Tan fácil. Demasiado divertido también.